Cinco bloques temáticos integran la edición de 'Bioespacios ULE' para educar en sostenibilidad

Más de 12.000 personas han participado en las actividades impulsadas desde el Servicio de Colecciones Zoológicas de la ULE desde su apertura en 2008.

La Universidad de León (ULE) a través del Servicio de Colecciones Zoológicas (CZULE), en colaboración con la Fundación General de la Universidad y de la Empresa (FGULEM), el Museo de la Fauna Salvaje y la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales, ha diseñado una programación estable de exposiciones y talleres de Educación Ambiental para el próximo curso 2016-2017. En ellos, mediante distintas actividades, se podrá conocer la biodiversidad del planeta y  tomar conciencia sobre la necesidad de equilibrar la balanza entre los recursos que se obtienen de la Tierra y su capacidad de regeneración.

El programa incluye la posibilidad de adentrarse en el universo de los tiburones para descubrir los problemas que tiene su conservación, y de reconocer las huellas, señales y sonidos que dejan o emiten los animales. Además, se estudiarán sus adaptaciones a los distintos ambientes en que viven y se hablará sobre especies invasoras y amenazadas, además de incidir en cómo prevenir su introducción o evitar la extinción de otras.

A través de esta nueva edición de Bioespacios de la ULE, se pretende dar a conocer los problemas ambientales y sus soluciones, y fomentar hábitos y costumbres responsables con el uso de unos recursos naturales limitados. Las salas expositivas ubicadas en los edificios del Centro de Idiomas de la ULE (Jardín de San Francisco s/n) y la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales en el Campus de Vegazana, albergarán el importante patrimonio natural de la ULE, procedente de cesiones del Museo de la Fauna Salvaje de Valdehuesa y de los fondos propios del servicio de Colecciones de la ULE así como del Área de Zoología y Antropología Física.

Las actividades diseñadas desde el CZULE han sido estructuradas en cinco grandes bloques: ‘Biodiversidad y sostenibilidad’, ‘Tiburones, los grandes desconocidos’, ‘Detectives de la naturaleza’, ‘Talleres de Anatomía comparada’, y ‘Especies Invasoras y Amenazadas’. Aunque los responsables de CZULE presentarán a finales de este mes, el programa de forma detallada y con novedades complementarias a la oferta educativa, las entidades educativas, centros de enseñanza, asociaciones, colectivos sociales y particulares ya pueden reservar su fecha de participación desde este momento.

A este respecto, es importante concretar que las visitas y los talleres se harán en grupos con un mínimo de diez personas. El horario abarca de lunes a viernes de 9 a 14 y de 16 a 20 horas, y sábados de 9 a 14 horas. El precio del taller básico con visita guiada (duración de 90 minutos) a las exposiciones es de 4€ por participantes.

De todas formas, los organizadores también pueden diseñar exposiciones y actividades a medida para las instituciones o colectivos que lo demanden, cuyo precio variará con respecto al taller básico, teniendo en cuenta la duración, la complejidad del taller y el número de monitores a impartirlo.

La nueva edición de Bioespacios ULE ofrece un año más un amplio abanico de propuestas de aprendizaje en la conservación de la biodiversidad y en el desarrollo sostenible, puesto que las visitas guiadas serán también participativas porque están planteadas para hacer pensar mientras se realizan actividades lúdicas y educativas adaptadas a cada tipo de público y edad.

  • UNA BIBLIOTECA SOBRE LA DIVERSIDAD ANIMAL

El Servicio de Colecciones Zoológicas de la Universidad de León (CZULE) se creó en el año 2008 con el fin de elaborar un modelo de gestión moderno que se encargara de la conservación de las colecciones actuales y futuras de la ULE “y que mantuviera la información actualidad en un gran banco de datos, haciéndolo accesible, a través de internet, a todos los niveles”, explica Antonio Laborda, Decano de la Facultad de Ciencias Biológicas y Ambientales y promotor del servicio en aquel entonces.

“Se necesitaba un servicio que funcionara con criterios de calidad para incrementar las actividades docentes e investigadores y para evitar que el incalculable patrimonio que suponen nuestra colecciones zoológicas, conseguidas con mucho esfuerzo, quedaran reducidas a un simple lote de objetos más o menos valiosos, inaccesibles y olvidados”, recuerda Laborda quien trabaja actualmente en colaboración con el conservador Luis Miguel Fernández Blanco en el mantenimiento y mejora del Servicio.

En este sentido, es importante destacar que para que una colección consiga el marchamo de calidad y sea considerada como científica, debe estará custodiada, conservada y gestionada con una metodología que “asegure su accesibilidad y su perdurabilidad de generación en generación”, declara Laborda quien equipara las colecciones zoológicas a bibliotecas de la diversidad animal “pero con una peculiaridad esencial, que a diferencia de los libros, los ejemplares o lotes de animales son únicos y muy difíciles de conseguir”.

Desde su apertura en febrero de 2008 hasta el pasado mes de abril, el CZULE ha diseñado y programado cerca de 40 actividades y ha registrado la participación de más de 12.000 personas, procedentes en su mayoría de colegios e institutos de Educación Secundaria aunque también han colaborado con organizaciones sociales y asociaciones de otros colectivos.