"La sociedad debe dedicar más esfuerzo económico y de personal a la formación superior"

Miguel Ángel Quintanilla, ex secretario de Estado de Universidades e Investigación, protagonizó ayer la jornada de clausura del ciclo del 40 aniversario de la ULE. 

El Aula Magna San Isidoro de la Universidad de León (ULE) acogió en la tarde de ayer la jornada de clausura del ciclo 'Cuarenta años de Constitución Española. Cuarenta años de Universidad de León', que estuvo dedicada a ‘La reforma de la educación superior’. Para ello se contó con Miguel Ángel Quintanilla, Ex Secretario de Estado de Universidades e Investigación, quien intervino en una primera parte para hablar de sus inicios en la universidad “donde lo pasábamos bien imaginando el futuro de la sociedad española”, de las distintas reformas experimentadas por la educación superior en España, de política científica y de autonomía universitaria.

Unas interesantes valoraciones que sirvieron de antesala a la mesa redonda que protagonizaron Juan Francisco García Marín, Rector de la ULE, Ana Isabel García, Vicerrectora de Estudiantes y Empleo de la ULE, y Guillermo Amilivia, secretario de la Junta de Estudiantes, y que moderó Javier Vidal,  profesor de Métodos de Investigación y Diagnóstico en Educación de la ULE. Un debate en el que estaba prevista la presencia del Consejero de Educación de la Junta de Castilla y León, Fernando Rey, pero que problemas de agenda obligaron a excusar su asistencia a la jornada de clausura.

Miguel Ángel Quintanilla se refirió a la universidad pública de la década de los setenta como “un laboratorio de ideas similar al que pudo ser en el movimiento 15 M, los estudiantes íbamos a clase sí, pero nuestra formación ideológica estaba vinculada a las trastiendas de las librerías”. De sus comienzos también destacó que el 23-F marcó un cambio en la sociedad “que hizo que muchos de mi generación nos pasáramos a la política institucional”. A partir de aquí, hizo un recorrido por lo que significó la LAU (Ley de Autonomía Universitaria), la LRU (Ley de Reforma Universitaria) y la creación de la Ley de la Ciencia en la década de los 80 “que respondía a ese espíritu de modernización del país que priorizó el gobierno de entonces y que se centraba en la europeización y en abrir el país a la ciencia y la tecnología internacional”. A este respecto, Quintanilla valoró el nivel científico de la universidad en España y manifestó que “el potencial científico de nuestra país es mayor que el potencial económico y eso se debe a que el 70% de la producción científica se hace en las universidades públicas”.

Respecto a la reforma de la educación superior, minutos antes de su intervención y ante los medios de comunicación, Quintanilla abogó por escuchar a los propios universitarios para que “recuperen la iniciativa de la transformación de la institución y de la sociedad a la que sirve. No voy a proponer un modelo alternativo de Universidad distinto al que hemos hecho en estos 40 años, pero sí a reflexionar sobre las ideas que nos movieron a las personas que participamos en el sistema español y cómo esas motivaciones pueden traducirse hoy en cambios futuros”.

El exsecretario de Estado apostó por duplicar el presupuesto destinado a las universidades públicas y sugirió que “la sociedad española debería asumir y destinar más esfuerzo, y muchos más recursos económicos y de personal a la formación superior”. En concreto, pidió duplicar el presupuesto destinado a la Universidad. “Es un reto que tenemos marcado para los próximos 15 años, pero que es necesario hablar de él. Si queremos tener una sociedad organizada, productiva y con capacidad para resolver problemas como los que se avecinan, debemos tener un sistema universitario creativo y capaz, con mayor financiación y recursos”.

 

CAPACIDAD PARA CREAR EL FUTURO

En el coloquio posterior se habló de rankings, de financiación universitaria, de leyes, de profesiones del futuro y de una concepción nueva en el diseño de los grados universitarios. Ana Isabel García, Vicerrectora de Estudiantes y Empleo, defendió que en España se enseña y se investiga muy bien “aunque se enseña mejor que se investiga, la prueba es el número de universitarios que se van fuera al concluir sus estudios, por eso creo que el problema es de financiación y de valorarnos a nosotros mismos”.

García Marín, por su parte, fue más allá al precisar que las universidades deben “estar preparadas para las nuevas profesiones y dar respuesta a lo que se demanda en la sociedad”, una valoración que corroboró Quintanilla al manifestar que además “tenemos que controlar qué nuevas demandas podemos crear, es decir, no solo dar respuesta sino tener capacidad para crear el futuro”.

En esa capacidad de diseñar la sociedad del futuro, surgieron opiniones entre los intervinientes sobre la posibilidad de un nuevo modelo de títulos universitarios donde los dos primeros años tuvieran unas competencias transversales comunes y los dos siguientes se centraran en la especialización y con unas competencias específicas.  

Tras el debate, María Teresa Mata Sierra, catedrática de Derecho Financiero y Tributario de la ULE y directora del ciclo de conferencias, fue la encargada de clausurar el programa con múltiples agradecimientos personales y extensibles a la sociedad leonesa “que se ha sumado a los cien alumnos inscritos y que ha participado activamente de los coloquios”. A lo largo de seis semanas –señaló Mata Sierra- “hemos oído hablar de transición, de consenso, de concordia, de confianza, de respeto al otro, de diálogo… hemos oído hablar de España en primera persona a muchos de los protagonistas de nuestra historia de los últimos 40 años, porque hemos contado con ponentes de máxima altura, con vínculos claros con León y con un cariño demostrado por nuestra tierra y nuestra Universidad”.

Y para concluir, manifestó el agradecimiento de Vidal y ella, al Rector “por apoyar esta iniciativa y hacerla posible desde la más absoluta generosidad personal e institucional”, concretó Mata Sierra para quien el ciclo ‘Cuarenta años de Constitución Española. Cuarenta años de Universidad de león’ ha sido “el mejor ejemplo de la necesaria presencia de nuestra Universidad en la sociedad leonesa”.

(Fotografías: Primera: De izda. a dcha. Javier Vidal, Miguel Angel Quintanilla, García Marín, Ana Isabel García, Mª Teresa Mata y Guillermo Amilivia. Segunda: Javier Vidal y Miguel Ángel Quintanilla. Tercera: Miguel A. Quintanilla. Cuarta: Mesa redonda sobre Reforma de Educación Superior. Quinta: Ana Isabel García. Sexta: Juan Fco. García Marín. Séptima: Guillermo Amilivia. Octava: María Teresa Mata en su discurso de clausura.  Novena: Alumnos y ponentes al finalizar el ciclo ayer en el Aula Magna San Isidoro).